Deja un comentario

El Club visita en su última marcha las ruinas de Villanueva del Río, un vivo recuerdo a los pueblos desaparecidos bajo las aguas de los embalses


La práctica totalidad del grupo posa delante del puente medieval de Villanueva del Río Pisuerga.

El pasado domingo el Club visitó en su última marcha las ruinas de Villanueva del Río Pisuerga en una ruta cicloturista que coincidía con la celebración de la Semana Europea de la Movilidad. La propuesta trataba de acudir a admirar las ruinas y especialmente el puente medieval de Villanueva del Río, habitualmente sepultada por las aguas del embalse de Aguilar. Aprovechando el bajo nivel del embalse, fue sin duda, un fenomenal momento para acercarnos en grupo para contemplar y recordar estas localidades desaparecidas en 1963: Cenera de Zalima, Villanueva del Río, Quintanilla de la Berzosa y Frontada.

Transitando por las tierras que anega el embalse de Aguilar junto al cauce del Pisuerga.

Fue la última salida del verano. La mañana deparó un tiempo fresco y poco soleado con amplia presencia de nubes. A pesar de ello, a las 11 horas se congregaron en la Plaza Modesto Lafuente de Cervera de Pisuerga un nutrido grupo de siete socios y un aficionado que pocos minutos después se dirigieron hacia el embalse de Aguilar a través del valle del Pisuerga. Ritmo suave para cubrir en grupo los casi 20 kilómetros que separan Cervera hasta el lugar donde se encontraba la antigua población de Villanueva del Río a través de la antigua carretera de Burgos y de las tierras que anega habitualmente el embalse.

En Villanueva quedan aún bastante recuerdos de lo que fue esta población con la gran mayoría de los muros de las casas en pie y su espectacular puente medieval, que se realizó entre los siglos XIII y XIV, siendo un importante lugar de paso en la antigua carretera que unía Villanueva con Frontada y Quintanilla. Uno al transitar por esta zona se puede hacer la idea de cómo eran sus calles, su plaza, etc. Mejor suerte corrió la iglesia románica de San Juan Bautista construida en el siglo XI, que fue desmontada y llevada piedra a piedra hasta la Huerta de Guadián de Palencia. Está declarada como Bien de Interés Cultural como monumento del patrimonio histórico de España.

El regreso se realizó rodando por las tierras que ahora no cubren las aguas del embalse aguilarense, ofreciendo unas bellas estampas de lo que fue hasta 1963 esta parte del valle del Pisuerga. Especial fue detenerse a contemplar desde la margen opuesto los restos del molino de Peña Cutral que contó con una turbina y tres piedras de moler. A poco más de un kilómetro del casco urbano de Villanueva del Río se encuentra en medio un paraje espectacular, rodeado entre rocas. En él se molía trigo y era además una importante fuente de energía, ya que contaba con una central eléctrica que suministraba luz a la práctica mayoría de los pueblos de su entorno gracias a tres líneas.

Panorámica del valle del Pisuerga tras el descenso de las aguas embalsadas.

Desgraciadamente no se pudo realizar la marcha ciclable en su totalidad ya que varias zonas tenían un difícil tránsito por su paso estrecho y empedrado que nos obligaron a echar pie a tierra durante unos escasos metros. A la altura de San Mamés de Zalima abandonamos las tierras del embalse para regresar por carretera y pista hasta Cervera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: