Deja un comentario

Rutas turísticas de bicicleta de montaña por las Cuencas Mineras de Castilla y León (cuarta etapa): Guardo – Puente Almuhey


Mapa por el que se puede apreciar por donde transita esta etapa.

Los primeros kilómetros se efectúan a través de la carretera CL-626 que soporta un elevado tránsito de vehículos a motor.

La cuarta etapa de la Ruta 1 o principal de las Rutas turísticas en bicicleta de montaña de las cuencas mineras de Castilla y León abandona la provincia de Palencia para adentrarse en la de León en un corto trazado con una longitud de 21,1 kilómetros, los que separan las localidades de Guardo y la de Puente Almuhey, en la comarca del Cea. El 85% de los mencionados kilómetros se desarrolla a través de caminos y pistas forestales mientras que el 15% restante se realiza a través de carreteras. La dificultad de la etapa está catalogada como media-alta, evitando realizarla durante épocas lluviosas puesto que se encontrarían los usuarios numerosas trampas de barro y charcos que dificultarían el tránsito notablemente.

Parte de la etapa discurre por el trazado de la Cañada Real Leonesa Oriental, una vía pecuaria de enorme importancia histórica, utilizada por las grandes cabañas de merinas trashumantes para mover sus rebaños entre los agostaderos de la Montaña Oriental Leonesa y la Montaña Palentina, y las zonas de invernada situadas en las dehesas extremeñas de Cáceres y Badajoz.

El camino hacia San Pedro Cansoles permite contemplar unos bellos pinares entre los cuales se puede rodar a una elevada velocidad.

Salimos de Guardo, junto a su bella oficina de turismo, en dirección a Cistierna por la carretera autonómica CL-626, un tramo que soporta un importante tráfico rodado, por lo que es fundamental circular por el margen derecho y con precaución, y que conduce en ligera subida (con una pendiente media del 4%) hasta el polígono industrial de Campondón, localizado muy cerca de la ermita del Cristo del Amparo la cual se erige como el principal santuario de la comarca. En el mismo cruce de acceso al polígono (km. 2,4), se toma en dirección sur una carretera que atraviesa el mencionado polígono industrial hasta cruzar la vía del ferrocarril (km. 3,3) y se incorpora al Camino de Renedo de Valderaduey a Guardo, que constituye un ramal de la Cañada Real Leonesa Oriental.

El camino de grava y zahorra sigue recto por el borde del pinar de repoblación del monte Pedrosillo, dejando sucesivos desvíos a derecha e izquierda hasta encontrar el cruce del camino de San Pedro Cansoles, por el cual gira al oeste al tiempo que se introduce en el pinar (km. 5,8).

San Pedro de Cansoles puede tener su origen en uno de los campamentos que las legiones romanas establecieron para someter a los pueblos cántabros que habitaban la montaña.

A través de la Cañada Real Leonesa Oriental accedemos a San Pedro Cansoles.

Tras un primer tramo en suave descenso, la bajada se acentúa antes de cruzar el cauce del arroyo Rebedul (km. 9,1). En este punto se deja atrás la repoblación y se sube a contactar con el trazado principal de la Cañada Real Leonesa Oriental (km. 10,85), que lleva en bajada a San Pedro de Cansoles (km. 12,2), último núcleo palentino de la etapa. Junto a la iglesia giramos a nuestra derecha, en dirección norte, hasta llegar a la carretera que termina en este pueblo. Aquí realizaremos un giro a la izquierda (km. 12,45) para abordar un pista de hormigón que nos conduce a un descenso por la Cañada Real hasta cruzar el arroyo de Valcuende (km.13,45). En este punto se encuentra un desvío hacia el norte por el que se remonta el valle, unos pocos metros más adelante abandonaremos de forma definitiva las tierras palentinas y nos adentraremos en las leonesas, hasta alcanzar el pueblo de Valcuende.

Pista arcillosa por La Majada.

La ruta sale de Valcuende (km. 14,6) por la carretera local, en un tramo muy empinado de unos 800 metros que posee una pendiente media del 6,2% y rampas de hasta el 8,5%, atravesando las vías del tren por un paso elevado y desde el cual apreciaremos perfectamente el apeadero. No obstante, enseguida se abandona el asfalto cuando hayamos la primera pista de tierra que se desvía a la izquierda (km. 15,4) de la calzada en dirección a La Majada, un hermoso monte aclarado, con imponentes robles y construcciones para el ganado. Esta pista arcillosa en un estado algo deteriorado acaba por enlazar con el llamado camino de La Loma (km. 16,4), que sigue una divisoria de vertientes hacia el oeste hasta encontrar un cortafuegos (km. 18) que posee ciertos tramos en mal estado y por el que se realiza un rápido descenso que termina, tras cruzar la vía férrea, en el margen izquierdo del río Cea a las puertas de Puente Almuhey.

Puente Almuhey, cuya etimología denota reminiscencias árabes, es una encrucijada de caminos estrechamente ligada a la explotación minera de carbón durante el siglo XIX.

Aspecto del cortafuegos que en descenso nos conducirá hasta las inmediaciones de Puente Almuhey, dominado por la impresionante figura de la Peña Corada.

Precauciones: Las pistas, tras épocas lluviosas, pueden presentar barro y tramos encharcados. Es importante prestar atención a los cruces para no tomar caminos equivocados.

Perfil orográfico de la cuarta etapa: Guardo-Puente Almuhey.

La quinta etapa, y primera íntegramente por terreno leonés, proseguirá su camino hacia el oeste uniendo las comarcas del Cea y del Esla con un trazado de poco más de 31 kilómetros entre Puente Almuhey y Cistierna.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: